sábado, 28 de agosto de 2010

ESTE LIBRO DEBE ESTAR BUENO

Ya sé que lo correcto en este caso sería decir "este libro debe de estar bueno", pero a veces me suena raro. Bueno, no importa, el libro al que me quería referir, que no sé si ya está en las librerías pero por lo poco que vi me voy a tirar de cabeza a comprarlo, es "Ser o no ser", la biografía no autorizada de Carlos Reutemann, cuyo autor es Gabriel Pandolfo. Aquí les copio un pasaje breve, referido a la época en que era piloto de Fórmula Uno (aunque el libro abarca toda su vida):

Mientras lole clasificaba en el sexto lugar la tarde del 29 de febrero, ella tomaba sol, semidormida, junto a la piscina del Kyalami Ranch. Entre el bullicio escuchó su nombre por el altoparlante. Le pedían que se presentara en conserjería. Se le heló la sangre. Le resultó raro. El corazón comenzó a latirle con brusquedad. Lo primero que pensó fue que Carlos Alberto Reutemann se había accidentado en las pruebas de clasificación. Pero nada de eso había pasado. La llamada era de Buenos Aires. Desde el otro lado del océano le informaban que su padre había muerto mientras dormía la siesta. “Sollocé sin poder parar veinticuatro horas. Pasando de los brazos de Jeanne Villeneuve a los de su marido Gilles, a Clay Regazzoni, a David Thimes”.

Abatida y sin consuelo, la fortaleza que sentía apenas horas antes se había derrumbado por completo, como una cortina metálica que baja bruscamente. Al reencontrarse con su marido y luego de contarle la novedad, él sólo le dijo: “Corro mañana y tengo que dormir. Si querés, podés llamar cuando quieras a la Argentina”. Al entrar en la habitación del hotel, ella dio un portazo ante su indiferencia, su monstruoso egoísmo y su insensibilidad; él la miró con sorpresa, como si no supiera de su fragilidad emocional. La nueva Mimicha (María Bobbio, ex esposa del piloto) se había perdido en la noche sudafricana.

“El consumo de pastillas fue en aumento”, confesó ella. Era casi un fantasma. “Ya estaba con mi familia, pero una vez más experimentaba el dolor en soledad. La situación vivida me demostró que existen personas que escapan a la realidad, que le huyen. Él siempre fue así”.


Y hablando de libros, les quiero mencionar tres que leí últimamente que me parecieron muy pero muy buenos.

- "Rugby", de Manuel Soriano, una novela corta espectacular, de esas que te leés de un tirón, que baja apenitas un escalón con el final, pero que sin duda merece ser leída y disfrutada.

- "El aluvión", de mi amigo Christian Boyanovsky Bazán, un... eeeemm, bueno, no sé cómo se le dice, ensayo/crónica/investigación, que cuenta, explica y desmenuza la historia, el desarrollo y el accionar político de los movimientos sociales (piqueteros, para los que les gusta hablar pronto y mal) ligados al kirchnerismo. Pronto se viene post sobre este libro.

- "El oficinista", de Guillermo Saccomanno. No sorprende, porque Saccomanno es una garantía, pero lo quería nombrar. Igual sobre este también se viene post en algún momento, porque le encontré un paralelo con un clásico del Siglo XX y lo quería compartir con ustedes.

-

-

10 comentarios:

Gustavo dijo...

Gracias por tus recomendaciones, es una pena que en 15 días, te olvides de tus sobinos y de leer.

Horacio dijo...

sobrinos no tengo, "sobinos" menos, y no pienso olvidarme de leer

Cecilia Fernandez dijo...

sip debe DE estarlo.
Beso

Horacio dijo...

buenoooo, ya lo aclaré yo

igual eso de "estarlo" es horrible jajaja

Gustavo dijo...

Sobame entonces.

Horacio dijo...

ok, te sobro

El Vengador Pitufante dijo...

lo de "estar bueno" ya es horrible, fuera del lenguaje coloquial, punto.

Por otro lado, jamás leeré nada de todo esto :P

Pero peor que decir "estar bueno" es decir "está más bueno" como dicen algunos en lugar de "está mejor"

Horacio dijo...

pero va a estar bueno buenos aires vepecito!!!!

El Vengador Pitufante dijo...

Argh... =P

Horacio dijo...

ji ji