martes, 15 de febrero de 2011

VOCACIÓN

"Mi vocación se despertó tempranamente: a los ocho años decidí ser aviador. Por una de esas confusiones, el que la cumplió fue mi hermano. Supongo que a partir de ahí me quedé sin vocación y tuve muchos oficios. El más espectacular: limpiador de ventanas; el más humillante: lavacopas; el más burgués: comerciante de antigüedades; el más secreto: criptógrafo en Cuba."

Fragmento de "Nota autobiográfica", de Rodolfo Walsh.

6 comentarios:

Gustavo dijo...

Que casualidad que los dos extremos "El más espectacular: limpiador de ventanas; el más humillante: lavacopas", involucren limpiar vidrios.

Horacio dijo...

el tipo no comía vidrio, lo limpiaba!!

CCDSY dijo...

Capaz que si se subia al techo del Restaurant, el de lavacopas le hubiera gustado mas!

Horacio dijo...

con las alas puestas decís?

Cecile Fernandez dijo...

Ja que buen fragmento! Gracias :)

Horacio dijo...

de nada, un grande forroldo walsh :P